ZAGUÁN, ARTE & LIBROS: UNA VÍA DE LIBRE CIRCULACIÓN CULTURAL

Revista PM
Mayo de 2016
POR MAURICIO MALDONADO

Encabezado por la artista visual Rosa Valdivia, hace dos años que es una de las vitrinas destacadas del circuito artístico penquista, siendo un verdadero refugio para los creadores y la difusión de sus proyectos. La también gestora cultural, y a la par del desarrollo de este espacio, forjó La Tregua, sello editorial que a la fecha ha publicado dos libros y que se proyecta en grande.

A sus cortos 28 años –ad portas de cumplir 29 el próximo 30 de agosto Rosa Valdivia tiene las cosas sumamente claras como artista visual y gestora cultural. La falta de espacios para exponer y presentar sus trabajos –y también los de otros artistasla impulsó a crear “Zaguán, Arte & Libros”, un lugar abierto para la libre expresión y tránsito de las diversas disciplinas artísticas. “El objetivo principal de Zaguán es ser un espacio de colaboración, un punto disponible para que en la ciudad pasen cosas, haya un movimiento, una especie de facilitador en un circuito en el que nos hacen sentir y pensar que todo debe ser complicado y burocrático”, apunta Valdivia.

A dos años desde su apertura, han pasado por sus paredes diferentes exposiciones, se han podido escuchar una cantidad interesante de músicos emergentes, y sus talleres han sido atractivas alternativas para salir de la a veces tediosa rutina. Con equipo renovado –fuera de Rosa–, el espacio lo integran la ilustradora Ángela Rabanal y la restauradora de papel Constanza Schmidlin, “Zaguán” camina por una etapa de reinvención, justamente influenciada por los nuevos elementos que lo componen. “Actualmente me parece que estamos en un momento de profundización de la identidad de ‘Zaguán’ y de los contenidos que entregamos, en el sentido de tener a Ángela que representa la arista de la ilustración, organiza encuentros de dibujantes y talleres de esta temática que siempre ha sido importante en el proyecto, ya que tenemos gran cantidad de libros ilustrados. Y por otro lado Constanza que se dedica a la encuadernación y restauración, todo lo que tiene que ver con el libro en su forma material”, explica la artista.

Aparte de estos frentes, está dentro de los próximos planes del espacio volver a retomar la senda de lo más visual –sello que lo caracterizó en su comienzo, así como también la publicación de una antología con los distintos escritores que han sido parte de su ciclo literario de los jueves. “Me parece que en un futuro cercano es importante volver a profundizar en las artes visuales. Naturalmente hemos encontrado hasta ahora un apoyo en los libros, esto debido al actual equipo y a que también me dedico a la edición de textos, sumado al productivo ciclo de escritores que tuvimos todos los jueves a lo largo de todo el tiempo que llevamos abierto. Instancia que cerraremos a fines de agosto con el lanzamiento de una antología en 4 tomos, la cual reúne el trabajo de aproximadamente 80 escritores de la región y algunos invitados especiales de Santiago, Valdivia y Puerto Montt. Sin dudas nuestro mayor orgullo dentro de todo el trabajo realizado estos dos años”, destaca Rosa.

No ha sido fácil para “Zaguán” el mantenerse de pie, ya que espacios similares en la ciudad han desaparecido paulatinamente, siendo “lo más complicado la parte económica. Se trata de espacios caros, ubicados en el centro de la ciudad, que necesitan una mantención constante, que debemos pagar patente e impuestos como si se tratara de un negocio cualquiera, pero en realidad no lo es. Muchas de las actividades que realizamos son gratuitas, a los autores no se les arrienda por ocupar el lugar y las actividades que son pagadas tampoco generan ganancias, ya que todo se va en la mantención del lugar”, dice la artista.
A lo que completa que “la idea central es poder editar en tres líneas: libros ilustrados, libros de arte y literatura regional. Las proyecciones son tener un catálogo contundente para distribuir a nivel nacional y con el tiempo ir sumando visibilidad a las publicaciones que se desarrollan en el Biobío”.

SUEÑO DE PAPEL

De manera paralela a la actividad de este espacio, Valdivia concretó el sello editorial La Tregua, el cual si bien hace un par de meses publicó su primer libro, era un sueño que la artista venía arrastrando desde hace mucho tiempo. En sus palabras “es una idea bien antigua, que había querido llevar a cabo desde incluso antes de pensar en ‘Zaguán’, pero por diversos motivos fue difícil terminar los libros que tenía contemplados y finalmente en marzo de este año pude
entrar de lleno con las publicaciones, comenzando por la novela gráfica ‘Líneas de Fuga’, ahora estamos en plena presentación del segundo libro que es la novela infantil ‘El Planeta de los Botones’ y trabajando en la pronta impresión de la antología ‘Escritores en el Zaguán’”.